El desarrollo de la Gig Economy y su entrada al mercado legal

La cuarta revolución Industrial ha cambiado los modelos de negocio, la forma en que las personas prefieren desarrollar su trabajo y el mercado laboral. En este último sentido, ha contribuido al surgimiento de lo que se conoce como “gig economy”, “freelance economy”, o “economía colaborativa”.

La Gig Economy es un fenómeno mundial que nació en Estados Unidos hace ya unos años, extendiéndose por todo el mundo, y que consiste en la tendencia actual de trabajar por proyectos con fecha de inicio y finalización. En este modelo, el trabajador denominado freelancer es independiente y autónomo, y aporta todos sus recursos: conocimiento, experiencia, tiempo y materiales. Se habla de economía, por cuanto se considera un entorno en que los puestos de empleo temporales o el trabajo freelance es común, y las empresas contratan trabajadores independientes.

Según los resultados del estudio “Freelancing in América: 2017” en los Estados Unidos el 36% de la fuerza laboral norteamericana trabaja de forma independiente y contribuye con aproximadamente US$1.4 billones anuales a la economía. Y esto seguirá aumentando, se pronostica que en el 2020 los freelancers sean más del 43%, e incluso algunos analistas indican que para el 2030 constituirán el 80% de la fuerza laboral mundial. Chile no se queda atrás, y esperamos que con la actual tramitación del proyecto de ley que modifica el Código del Trabajo en materia de trabajo a distancia, también aumenten los trabajadores independientes en nuestro país.

Asimismo, según el informe EY-Contingent Workforce Survey Study-España 2016, el 50% de las compañías han visto un aumento en el uso de la Economía Gig, mientras el 40% estaba pensando incrementar la contratación de profesionales freelance durante los siguientes 5 años.

La cultura legal no ha quedado ajena a este cambio y el trabajo flexible ya está introduciéndose en la industria para adaptarse a las expectativas de abogados que piden un mayor equilibrio entre trabajo y vida personal, así como de empresas que han visto en la alternativa de trabajar con abogados por proyecto, una posibilidad de contar con profesionales expertos para casos puntuales, bajando costos de contratación, sin disminuir la calidad en el trabajo. Esta modalidad ya se ha consolidado en países como Estados Unidos, Reino Unido, Bélgica, Países Bajos y España, llegando en este último a un aumento de 30% de abogados freelance en los últimos años. Así, tanto empresas como estudios de abogados deben entender este nuevo escenario tanto como un beneficio, como la clave para retener talento.

Ahora bien, ¿Qué ha motivado a tantos profesionales a elegir esta forma de trabajo? Uno de los grandes atributos del trabajo Freelance es la flexibilidad laboral, permite trabajar donde y en el momento que se desee, establecer horarios y ritmo de trabajo, al mismo tiempo da libertad para elegir proyectos, y finalmente da la posibilidad de un aumentar ingresos.

Los trabajadores freelance, están decidiendo voluntariamente elegir este modelo en consideración a los beneficios que ven en éste, y lo están desarrollando pensando de manera proactiva sobre las tendencias del mercado, aprovechando los avances que la tecnología les está entregando en pro de su productividad y conectividad, y actualizando sus habilidades con mayor frecuencia que los trabajadores tradicionales.

Estemos atentos, la Gig Economy viene con fuerza y para quedarse.

Jimena Altuzarra, Coordinadora de Comunicaciones en Alster Legal.

Aplicación de herramientas tecnológicas simples en Gerencias Legales

 

Este martes 13 de Noviembre se llevó a cabo la última sesión del Legal Forum, espacio que busca generar conversaciones respecto a los desafíos de gestión de los departamentos legales. En esta oportunidad se abordó el caso práctico de digitalización de áreas legales, en colaboración con Microsoft Chile.

La exposición estuvo a cargo de Sebastián Palacios y Pablo Elgueta, ambos miembros del Corporate External and Legal Affairs (CELA) de Microsoft Chile, quienes transmitieron su experiencia en procesos de transformación digital.

Sebastián Palacios dio inicio a la exposición señalando que las gerencias legales no han quedado fuera de la cuarta revolución industrial que ha irrumpido en todas las industrias, y que va más allá de la firma electrónica, exigiendo también automatizar los procesos de contratación y hacerlos más fluidos.

Señaló, que teniendo en cuenta que a una gerencia legal se le exige hacer más con menos y en el menor tiempo posible, la adopción de nuevas tecnologías basadas en el machine learning e inteligencia artificial, permiten optimizar recursos, internalizando mucho trabajo que antes se derivaba a abogados externos, cuidando los presupuestos de manera más eficiente e inclusive permitiendo atender requerimientos sin intervención de abogados.

Agregó que, asimismo, facilita el trabajo colaborativo, remoto y multigeneracional, utilizando herramientas en que todos los miembros de un equipo, incluyendo a clientes internos, pueden aportar e intercambiar ideas, modificar documentos y comunicarse entre sí, liberando recursos para asuntos de mayor especialización o que requieran de una asesoría legal estratégica.

Concluyó, que es indispensable dominar lo digital, tener una forma directa de comunicarnos con nuestros clientes internos y con nuestro equipo, y herramientas que nos permitan manejar riesgos legales y de seguridad porque manejamos la información más confidencial de una empresa.

Por su parte, Pablo Elgueta hizo una demostración de las herramientas tecnológicas utilizadas por la gerencia legal de Microsoft. Así pudimos conocer:

  • Share Point: para generación de sitios del tipo intranet, que permiten trabajar colaborativamente entre áreas incluso en distintas partes del mundo. Facilita la disponibilización de materiales tipo templates, consultas recurrentes, compartir material de capacitación, e inducción y otros. También es útil para generación de contratos y como herramienta self service.
  • OneNote: Cuaderno digital, que se utiliza para crear un repositorio con la información ordenada por pestañas. Se utiliza para compartir estructuras de documentos, cláusulas tipo, información relevante, etc.
  • Forms + Power Bi: Se pueden generar formularios para proveedores externos y hacer resúmenes mediante Power Bi, para tener información para la toma de decisiones o control presupuestario.
  • Flow: plataforma que se conecta con todo el ecosistema interno y con empresas externas como Google, Slack o Twitter. Crea flujos de trabajo automatizados entre aplicaciones como Slack, Twitter o Gmail para obtener notificaciones, sincronizar archivos y recopilar datos.
  • Teams, herramienta de colaboración y comunicación, funciona como Skype y Slack en conjunto.
  • Chatbot: Responde preguntas legales. Para atender a requerimientos legales de consultas más recurrentes de clientes internos.

Todas estas herramientas están disponibles con Office 365, que en general ya se tiene contratado como empresa, por lo que la incorporación o uso es de muy fácil acceso e implementación, incluso para usuarios que no lo han utilizado antes. Inclusive muchas de las aplicaciones citadas anteriormente fueron generadas por los abogados miembros de CELA.

Finalmente, Andrés Jara, CEO de Alster Legal, cerró la sesión concluyendo que la tecnología se ha ido tomando el mundo legal. Señaló que podemos encontrar herramientas tecnológicas que nos ayudan a hacer mejor nuestro trabajo, las que reemplazan las funciones que estamos acostumbrados a hacer, y finalmente, otras que cumplen ambas funciones, entregándonos información que nos permite tomar mejores decisiones y que a la vez, a través de machine learning, reemplazan algunas actividades más rutinarias de los abogados.

Jimena Altuzarra, Coordinadora de Comunicaciones, Alster Legal.